Diagrama de los beneficios de los árboles

por Daniela Quesada Cruz

¿Qué es un sistema silvopastoril y porqué vale la pena?

El silvopastoreo permite que árboles o arbustos se desarrollen dentro de la finca. ¿Por qué hacer esto? La ganadería bovina es muy importante para la economía, en especial en zonas rurales como Monteverde. Pero a la vez, América Latina se encuentra dentro de las regiones con mayor producción de emisiones de gases de efecto invernadero a causa de la ganadería. El silvopastoreo es uno de los métodos por los que apuesta la Estrategia para la Ganadería Baja en Carbono en Costa Rica ya que, al incorporar árboles y arbustos en la finca, usted ayuda a capturar carbono (un componente de los gases que están aumentando la temperatura), al mismo tiempo que  aumenta la producción.

 

¿Y cómo es que se logra ese aumento en la producción ganadera? 

  • Hace el suelo más fértil: La presencia

    Estructura del suelo

    de árboles favorece el desarrollo de pastos nutritivos a un bajo costo. Si observamos un corte en el suelo, podremos notar la presencia de varias capas. La capa superficiales la capa más fértil y se forma en un proceso muy lento, gracias a la acumulación de materia orgánica (hojas, ramas, y restos animales). Las raíces de los árboles recolectan nutrientes desde capas profundas, depositándolos en la superficie por medio de la caída de follaje. En el suelo también habitan un sinnúmero de microorganismos como hongos, microbios y bacterias que liberan nutrientes que permiten un buen desarrollo vegetal.

  • Mejora la estructura del suelo: Un suelo desnudo y sometido al constante pisoteo del ganado, no puede mantener una buena estructura y rápidamente pierde la capacidad de producción. Con la compactación, los poros desaparecen y el agua no logra infiltrarse, así que corre por la superficie, lavando poco a poco la capa fértil. Además, la falta de oxígeno y nutrientes impide el desarrollo de microorganismos y de raíces. Al contrario, las raíces de los árboles facilitan la formación de poros a través de los cuales de los cuales circula y se almacena aire, agua y minerales.
  • Mejora el bienestar del hato: La presencia de árboles crea un microclima estable y favorable, reduciendo el estrés calórico en verano y brindando protección contra vientos y lluvias. El componente herbáceo también puede usarse como banco proteico, complementando así la dieta del ganado y Todo esto permite un desarrollo pleno y por consiguiente un aumento en la producción, además de una disminución en gastos por medicinas, suplementos alimenticios y atención veterinaria.

 

¿Qué otros beneficios brindan los sistemas silvopastoriles?

Los árboles ayudan a proteger el recurso hídrico y atraen fauna silvestre que contribuye con la polinización y control de plagas en cultivos. Puede diversificarse la producción de la finca si además se aprovecha la madera, frutos y medicinas naturales. Sembrando árboles usted va a conservar la biodiversidad y a capturar carbono, contribuyendo a contrarrestar el cambio climático.

 

¿Quiere saber más?

Le invito a ver mi próximo blog post «Sistemas Silvopastoriles: dónde, cómo y cuándo.»

 


 

Referencias

FAO. (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). (2018). Modelo de Evaluación Ambiental de la Ganadería Mundial (GLEAM). Recuperado de: http://www.fao.org/gleam/results/es/

Gliessman, S. (2002). Agroecología: procesos ecológicos en agricultura sostenible. Turrialba, Costa Rica: LOTICAT.

Mahecha, L. (2002). El silvopastoreo: una alternativa de producción que disminuye el impacto ambiental de la ganadería bovina. Revista Colombiana de Ciencias Precuarias.15:2. pp.226-229.

Ministerio de Agricultura y Ganadería. (2015). Estrategia 2015-2034 y plan de acción para la Ganadería Baja en Carbono en Costa Rica. Recuperado de: http://www.mag.go.cr/bibliotecavirtual/L01-11006.pdf 

Perera, I. (2015). Manejo de hembras durante la gestación, el parto y la lactancia de las crías. España: Ealearning S.L.

Rosa, D. (2008). Evaluación agro-ecológica de suelos para un desarrollo rural sostenible. Madrid, España: Mundi- Prensa Libros.